lunes, 30 de noviembre de 2009

Una mañana de Domingo cualquiera


A mis amigos les adeudo la paciencia
de tolerarme mis espinas más agudas,
los arrebatos del humor, la negligencia
las vanidades, los temores y las dudas.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...